sábado, 4 de octubre de 2008

¿Y en qué está ELDOR?


Después de la aparición de Eldor hace dos años en Ediciones de la Banda Oriental, se han escrito diez relatos más. Lo que quise hacer con esta segunda tirada de cuentos fue redimensionar ese sistema planetario de Eldor, dotarlo de una cosmogonía nueva al modo de los grandes lugares fantásticos, acercarme además a una explicación cosmológica (tomé cosas de Heráclito, Parménides, Sagan, Ducrocq, etc.), y profundizar en los aspectos míticos de determinados territorios y determinadas criaturas (como los kabalíes o los nordos, bichos que conviven en Eldor con el hombre). Quedó un conjunto de características similares a las del primero, al menos en el número de páginas. Uno de estos nuevos relatos salió publicado en El descontento y la promesa. Nueva-joven narrativa uruguaya (Trilce, 2008), con la salvedad de que alguien creyó que los kabalíes eran jabalíes, y cambió la “k” original por una telúrica y rioplatense “j”…
Pero el asunto no está terminado. Hay un tema de estructura que todavía no me convence y en el que tengo que trabajar más. Sobre todo porque me gustaría presentar esos relatos unidos por un sistema de referencias con el que dialoguen. La idea, en realidad, surge de una conversación que tuve con Leonardo Cabrera acerca de Las uvas de la ira de Steinbeck. Leonardo mencionó algunos aspectos sobre la forma de esa novela, de cómo los episodios centrales se van encastrando entre sí y conectándose con determinadas partes que, en apariencia, no adquieren cabal significado hasta que la trama las vuelve a presentar en forma de guiño. O al menos algo de eso entendí.
Ramiro Sanchiz, escritor que también aparece en el libro mencionado arriba, contribuyó por su parte con alguna crítica muy atinada, que agradezco de corazón. Sobre todo porque se trata de un conocedor de la literatura fantástica y de ciencia ficción.
Lo cierto es que los relatos centrales están, pero falta aún la argamasa que permita unir los diferentes trozos de la historia.
Y en eso está Eldor.

12 comentarios:

Damián González Bertolino dijo...

¡Impulso, impulso, impulso! Buenísimo, Pedro. Quedo esperando lo nuevo.
Un abrazo.

Ignacio dijo...

otra, otra

Archiduque de Applecore dijo...

Yo también espero lo nuevo... Ese fantástico lugar llamado Eldor no puede ser (en otra nomenclatura y con otra cosmogonía) otra cosa que Applecore... o tal vez son regiones vecinas...

Abrazo!!!

A.A

Telemías dijo...

Ojo Archiduque, con la invasión que les venimos preparando los eldorianos a los de Applecore...
O a lo mejor da para una alianza interestelar entre un planeta y un archiducado.
Se verá...

Archiduque de Applecore dijo...

Sería el ápice de la literatura fantástica.

Rafael Tortt dijo...

¿Hay calentamiento global en Eldor?

Un abrazo, Pedro.

Telemías dijo...

Rafael: vos y el archiduque me han generado un par de ideillas, que agradezco infinitamente. Ya se enterarán, con el tiempo.
Saludos

Hebert Zarrizuela dijo...

Pedro:

Aquí esperamos más, siempre con brazos abiertos.
Mi mejor abrazo.
L.

Ramiro Sanchiz dijo...

Eldor, te lo he dicho más de una vez, es un concepto que da para muchísimo. Excelente la decisión de profundizar más en las características de ese mundo. Me encantaría leer los cuentos nuevos. Un abrazo!

Ignacio dijo...

Che, tengo un amigo, que se llama Vasil, que hace mudanzas. Desde ya podemos anotarlo para llevar pertrechos una vez que el mundo haya sido invadido. De eso vive, de esquivar ruinas cargando muebles.

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Cómo 2008? Jaja (reclamo bloguero)
¿Conocés los espacios virtuales de CF por aquí? Yo estuve mucho tiempo en el Taller Los Forjadores (tiene portal) donde hay gente de toda Amèrica y España y sigo en listas de correo como Pòrtico pero la gente se está mudando más a las redes y todavía no me engancho.

Telemías dijo...

Paula: bienvenida aquí también... yo soy bastante neófito en lo de las redes. Prefiero formato blog.
Conozco a varios de la CF uruguaya, particularmente a Ramiro Sanchiz que es medio experto en el tema.
Si me podés recomendar de Argentina algún sitio como esos que mencionaste, bien de bien.
En cuanto a Eldorianos (el blog) veremos cómo se reflota en breve... resurgirá de sus cenizas cual gato Félix (¿o era ave Fénix?, siempre el mito me confunde...)